30/8/16

ERMITA DEL SANTO CRISTO DE LA SANGRE




La Ermita del Santo Cristo de la Sangre, de origen santiaguista, estuvo situada cerca de la antigua muralla, junto a la torre cuyos restos aún se conservan, a espaldas de la iglesia de la Concepción. En la ermita fue fundada la Hermandad del Santo Cristo de la Sangre que veneraba un lienzo de Cristo crucificado en el Calvario y acompañado de la Virgen María y San Juan, al tiempo que dos ángeles recogen su sangre en dos cálices. La calleja que directamente conducía desde la calle Ancha a la ermita se llamó calleja del Santo Cristo o Cuesta de la Sangre.

En la misma ermita fue fundada la cofradía del Corpus, que regentaba el Hospital de pasajes o de pobres transeúntes junto a la ermita. Era una casa bien pobre y desacomodada para su objeto, que era recoger a los pobres mendigos que transitaban por esta villa, facilitándoles recursos para baño y se les daba de comer, pero sólo podían estar varios días. Tenía algún pequeño caudal en censos, pero se sostenía principalmente con los fondos de la cofradía del Corpus. El primer testimonio documental que se refiere a la cofradía del Cuerpo de Cristo o del Cuerpo de Dios es de 1507, aunque tanto la cofradía como el hospital son mucho más antiguos. Estos datos se recogen en las actas de visitadores de la Orden de Santiago que lo describen así: “(…) y ha por linderos casas de Juan González de Osuna y casa de la Chicana. La entrada de ella tiene un portal blanco; y a la una mano y a la otra estaba una chimenea para los pobres que allí vienen. Entrando por otra puerta de en medio, más adentro, a la mano izquierda estaba un dormitorio dividido en dos piezas en el cual hay siete camas, y a l a mano derecha está una pieza en que está el hospitalero; y más adentro está un patio empedrado de piedra menuda y en medio dél que está un pozo y más adentro un trascorral pequeño una caballeriza pequeña. Las dichas siete camas que están en el dicho dormitorio tiene cada una un colchón y una sábana y una manta y una almohada”.


Lienzo de muralla bajo el cual estuvo la Ermita del Santo Cristo de la Sangre

La Hermandad del Señor de la Sangre quedó vinculada a la cofradía del Corpus y al hospital desde sus orígenes y fue una de las más prestigiosas de la villa. En Santa María no se empezaban las vísperas del Corpus hasta que llegaba el pendón de la hermandad del Señor de la Sangre, y que después de concluidas bajaba el vicario, con la música, y cantaban con mucha solemnidad un responso en la ermita del Señor.

Desde el siglo XVI al XVIII, la institución se vio envuelta en pleitos de índole económica y otros por cuestiones de prestigio, en lo que se refiere a la antigüedad de las cofradías y hermandades. En 1594 las cofradías del Corpus Christi y la de la Asunción competieron por ser la más veterana de Estepa y así ocupar el lugar más cercano a la cruz y a los clérigos en las procesiones. La cofradía de la Asunción alegó que su fundación se remonta a la época de la conquista de Estepa a los musulmanes en el día precisamente de la Asunción, calificándose de “inmemorial”. La cofradía del Corpus Christi alegó que por respeto y reconocimiento al Santísimo Sacramento de la Comunión debía ocupar el lugar más cercano.

En el siglo XVII la ermita y el hospital estaban arruinados, por lo que fue trasladado a la esquina de calle Santa Ana con Mesones, gracias a la donación de Juan Martín Formariz. Este pobre jornalero estaba una noche en el cortijo del Almajar cuando llegaron unos hombres enviados por otro que estaba en presidio. Estos hombres le obligaron a darles ayuda en la tarea de agotar el agua del pozo del referido cortijo. Logrado su intento, sacaron del fondo unos cajones de dinero y dieron una parte de él a Formariz, quien, sin duda, por cargo que le hiciera la conciencia respecto al origen de aquel caudal, decidió invertirlo en obras piadosas. Una de las que emprendió fue la reedificación del santuario de la Fuensanta. La siguiente obra fue la traslación de la ermita del Santo Cristo de la Sangre y el hospital a la esquina de Santa Ana con calle Mesones, conocida como calle de Gitanos. La nueva iglesia fue levantada y dedicada al lienzo del Santo Cristo de la Sangre, que se veneraba en el altar mayor, y el nuevo hospital llegó a ser conocido como El Cotarro. Juan Martín Formariz murió en 1662 y una calle cercana a la iglesia lleva su nombre.

Al terminar el siglo XVII la marquesa doña Leonor María Centurión y Mendoza regala a la ermita la imagen de Nuestra Señora del Carmen. La imagen fue depositada en el convento de la Victoria mientras que terminaban las obras de la iglesia. Al llegar la Virgen a la iglesia fue colocada en el retablo de la derecha, ocupando el lienzo del Santo Cristo el altar mayor. Con el auge de las hermandades del Rosario en la villa y el aumento de la devoción a la imagen de Nuestra Señora del Carmen, se fundó en esta iglesia el día 2 de junio de 1702 la Hermandad del Santo Rosario de Nuestra Señora del Carmen.

La cofradía del Corpus Christi entró en conflicto con la hermandad del Rosario que se había fundado en su templo, la del Carmen en la ermita de la Sangre, por el mantenimiento del hospital. La solución fue la fusión de la cofradía del Corpus Christi con la hermandad del Rosario del Carmen, con más pujanza económica. La unión de estas hermandades ocurrió hacia 1728, mediante auto de la vicaría, pasando la hermandad del Carmen a gestionar el hospital de transeúntes.

La Hermandad del Carmen aumentó su importancia en la iglesia sobre la del Santo Cristo de la Sangre y llevó a cabo la ampliación de la iglesia, que sólo llegaba antes hasta el sitio que ocupa el púlpito. La obra de la iglesia, o mejor dicho del camarín, capilla mayor, sacristía y casa del santero, se hizo a costa de esta hermandad, resultando de sus cuentas. Cuando concluyó el camarín, se trocaron las imágenes principales de la iglesia: la Virgen fue trasladada al altar mayor y el Santo Cristo al altar que ocupaba la Virgen a la derecha.

En la reciente restauración de la iglesia han aparecido y se han reinterpretado estructuras pertenecientes a una anterior construcción a la reforma de la iglesia del siglo XVIII. Se pueden apreciar en el muro de la izquierda desde la calle que está junto a la iglesia. Aparecen cuatro pilares adosados, unos de sección octogonal y otros con baquetones y escocias, al parecer anteriores al templo y de estilo gótico-mudéjar, quizás pertenecientes a una edificación anterior que no se llegó a ejecutar, o bien que fue reconstruida al edificarse el actual templo. En la reciente restauración ha aparecido en este costado una puerta de entrada a aquella construcción. Podría tratarse de la ermita que Juan Martín Formariz mandó edificar o una construcción anterior.

Cuando la hermandad encarga el retablo mayor al ecijano Juan José González Cañero en 1743-1753, este se queda incompleto al no reflejar la devoción original de la ermita, por lo que la representación del lienzo fue realizada en escultura por el escultor antequerano Diego Márquez. El nuevo Santo Cristo de la Sangre, la Virgen María y San Juan Evangelista, fiel al antiguo lienzo, ocuparon un lugar preferente en una hornacina bajo el manifestador. El antiguo lienzo del Santo Cristo de la Sangre fue llevado a la escalera del camarín. Paulatinamente también cambió el título de la iglesia por el de Nuestra Señora del Carmen.


Otra de las hermandades del Rosario, la de la Concepción, solicitó al Ayuntamiento el 13 de septiembre de 1723 la cesión de la callejuela del Santo Cristo de la Sangre, junto a la antigua y ya desaparecida primera ermita de la Sangre, para agrandar su iglesia.

El Consejo solicitó al Alcalde y al Vicario en 1791 iniciar las reformas acordadas por Carlos III y suprimir todas las hermandades a excepción de la cofradía del Hospital, de la Sacramental y la de Ánimas. Esto supuso que sólo quedaran las hermandades que regían los dos hospitales de la villa: la cofradía de la Asunción y la hermandad del Carmen (antigua del Corpus Christi). Las hermandades estepeñas comenzaron a redactar sus nuevas Ordenanzas siendo expedidas en 1794. Por diversos motivos las Ordenanzas de las hermandades no comenzaron a revisarse hasta 1797.

En 1796 el Consejo propuso que el hospital del Carmen se integrara en el de la Asunción. La hermandad del Carmen alegó para mantener la independencia que el hospital de la Asunción no tenía capacidad suficiente y eran de costumbres diferentes, el suyo de pobres transeúntes y el otro de pobres enfermos. La Hermandad del Carmen avaló en este momento su fusión con la cofradía del Corpus Christi, regente histórica del hospital, mientras que el hospital de la cofradía de la Asunción quedó bajo protección de la Corona, denominándose desde entonces Real Junta de Caridad del Hospital de Nuestra Señora de la Asunción.

Debido a esta necesidad de justificar su relación con el hospital y la cofradía del Corpus Christi, el presbítero D. Pedro Aguilar, hermano mayor de la del Rosario, hizo en 1788 los mayores esfuerzos por investigar los orígenes de la cofradía del Corpus Christi. Por un pleito en la Chancillería de Granada se confirmó que los estatutos de la hermandad eran de mucha antigüedad. A pesar de la reafirmación del Hospital del Corpus Christi por parte de la cofradía del Carmen, quedo extinguido como tal a lo largo del siglo XIX.

La actual Hermandad del Carmen recoge en su nomenclatura el título de “Hermandad del Corpus Christi” en alusión a su historia hospitalaria, pero no así el del antiguo titular “Santo Cristo de la Sangre”. Tras la reformas de la iglesia de 2013, el lienzo fundacional de la Hermandad fue colocado junto a la entrada del templo. El marco de rocallas no concuerda con el estilo tardorrenacentista de la pintura, la cual parece haber sido mutilada en sus márgenes al adaptarla al nuevo enmarcamiento en el siglo XVIII. También se encuentra en la entrada el conjunto del Calvario en talla con un crucificado de la misma advocación que realizó Diego Márquez para sustituir al anterior y colocarlo en la hornacina del retablo mayor, que actualmente lo ocupa un Niño Jesús. La calle que está junto a la iglesia y donde pudo estar la entrada a la ermita del Santo Cristo de la Sangre, al igual que el hospital del Corpus, lleva el nombre del “Cristo de la Sangre”, aunque también se conoce popularmente como “callejón del Carmen”.


La advocación de “Cristo de la Sangre” es una devoción antiquísima que se remonta a la Edad Media. En los códices medievales aparece la figura de Jesús, de cuyas llagas mana sangre que es recogida por ángeles en un cáliz, imagen que simboliza a Jesucristo como símbolo de vida. Jesucristo derrama su Sangre por el perdón de los pecados y la vida eterna, por lo que el cáliz es símbolo de la recepción de la Sangre que es salud y salvación. La Sangre tiene obviamente connotaciones eucarísticas. La Eucaristía, que conmemora la Santa Cena, es el sacramento en donde las especies de pan y vino se convierten por la consagración en el cuerpo y sangre de Jesucristo, que se les da a los hombres como fuente y culmen de la vida.

Fue en el siglo XV cuando se desarrolló de manera más fuerte el culto a la Sangre, creándose cofradías que procesionaban durante los actos de Semana Santa, ocupaban lugares prominentes en las fiestas del Corpus Christi y celebraban su festividad en los primeros días de julio. La Iglesia católica convirtió la Sangre de Cristo en un elemento más de su pastoral para contrarrestar la fe en Mahoma en los pueblos reconquistados, por lo que es común encontrar una ermita o una cofradía con esta advocación en los pueblos fuertemente arabizados. Encontramos cofradías de la Sangre en numerosas poblaciones como la zona del Levante, en Córdoba, Écija, Antequera, Granada o Málaga.


Artículos y web consultadas:
-La antigua Ostippo y actual Estepa, Del Barco, A. 1788 (reedición de 1994), Estepa.
-Memorial Ostipense, Aguilar y Cano, A. 1886. Anel, Granada, 1975
-Cuadernos de la Estepa monumental: Iglesia de Nuestra Señora del Carmen. Ed. Ayuntamiento de Estepa, 2000
-Cristo de la Sangre, Dolorosa y San Juan - El Carmen. ATQ Fotos Cofrades. Adrián Sarmiento. 2014

28/8/16

SAN JUAN BAUTISTA DE LUIS SALVADOR CARMONA



El escultor vallisoletano Luis Salvador Carmona realizó su trabajo en la Corte y esta posición le permitió diseminar sus obras por casi toda la geografía peninsular. Podemos encontrar en su obra varias imágenes que representan a San Juan Bautista.

La imagen estepeña de San Juan Bautista de Luis Salvador Carmona es una obra de 130 cm, fechada hacia 1747, donde se presenta al santo en actitud dialogante, aparentando cansancio, dirigiéndose a un auditorio que lo contempla, escucha y sigue sus enseñanzas mientras éste señala al cordero, al que deberá venir después de él. Pieza de elegantísimo porte, extraordinario modelado y magnífico estudio anatómico. Su rostro recoge los rigores de la vida ascética y contemplativa en forma de cansancio, flacidez, desnutrición, etcétera, aspectos que se acentúan en el cuello, sienes y clavículas. Apoya la pierna izquierda sobre una peña en la que se pueden apreciar la rótula, tibia y peroné, así como un perfecto estudio de venas en pies y manos. Tiene en cuenta la textura ruda de las pieles que viste el santo con pliegues amplios y pesada caída. La imagen del Precursor fue realizada para la Ermita homónima estepeña y tras su derrumbe fue trasladada a la iglesia parroquial de San Sebastián de Estepa. Como el resto de obras de Luis Salvador Carmona en Estepa, su presencia se debe a la labor de intermediación que realizó D. Juan Bautista Centurión y Ayala, VII Marqués de Estepa, entre el escultor y las órdenes religiosas o particulares. La imagen estepeña participa en la exposición “Aqua” organizada por la Fundación Las Edades del Hombre en Toro en 2016. (Ver Visita Virtual)

En la ciudad de Segura (Guipúzcoa), don Juan Martín de Lardizábal y Elorza encargó a su taller el retablo mayor de la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción, realizado a partir de 1743. La muerte de este generoso comitente que encargó la obra le impidió ver concluido el retablo que fue entregado el 15 de marzo de 1747. Luis Salvador Carmona labró en bulto redondo el grupo de la Asunción para la hornacina principal del retablo, concibiendo a la Virgen en actitud ascendente con el fin de lograr el efecto de ser recibida por la Santísima Trinidad que corona el ático. Otras figuras destacables son las de los Doce Apóstoles, San Juan Bautista, San José, San Joaquín y Santa Ana, todos ellos presenciando extasiados la escena.

La figura de San Juan Bautista se representa de acuerdo con su convencional imagen: maduro, alto, moreno, de rostro barbado y demacrado, cubre parcialmente su cuerpo por una zamarra lisa de piel de camello con vueltas lanosas, alusiva a su paso por el desierto, que permite contemplar una bella anatomía y una proporcionada musculatura. Sobre su brazo derecho descansa una fina y movida túnica roja, con labor botánica de dorados punteados, que acompaña al cuerpo por detrás asoma lateralmente por su derecha. Flanqueado por su atributo habitual, un cordero –Agnus Dei- dispuesto sobre un pedazo de suelo pedregoso, dirige su mirada hacia un costado mientras señala con su brazo derecho hacia el tabernáculo, como aludiendo a la venida del Mesías y en su mano izquierda enarbola una vara cruciforme, símbolo de su martirio y del de Cristo. La talla participó en la exposición “Credo” organizada por La Fundación “Las Edades del Hombre” en Arévalo en 2013. (Ver Visita Virtual)


Para la Iglesia de San Juan Bautista de Cuenca, Luis Salvador Carmona realizó la imagen de su titular que fue desafortunadamente destruido. En este talla Luis Salvador Carmona utiliza un sistema compositivo diferente. El Precursor se representa con su habitual iconografía, pero en este caso levanta su brazo derecho para señalar con su dedo índice al cielo mientras que con el izquierdo sostiene la vara cruciforme.


Siguiendo la representación de esta imagen de Cuenca, podemos encontrar en Estepa otra talla de San Juan Bautista que algunos autores relacionan con la obra de Luis Salvador Carmona. Se trata de San Juan Bautista de la iglesia parroquial de Santa María, que sostiene erróneamente la vara cruciforme con la mano derecha, pero cuyo realización presenta muchas analogías en su composición con la obra de Cuenca.



Hay que tener en cuenta que Luis Salvador Carmona era un escultor académico con un taller en la corte real, por lo que muchas de sus imágenes como ocurre en los talleres de imaginería actuales podían haber sido terminados por sus trabajadores, siguiendo el modelo de Luis Salvador Carmona pero dejando su particular sello. De igual manera, algunos artistas locales siguieron como modelo a las obras que Luis Salvador Carmona realizó para las iglesias y conventos, como ocurre con la escuela cercana Antequerana y su imaginero Diego Márquez. Es así como se relaciona el San Juan Bautista de Santa María o el Jesús Nazareno de la Victoria (ahora en Marinaleda) con el taller de Luis Salvador Carmona o sus seguidores.

Webs y obras consultadas:
-Selecciones. IV. Esculturas del Retablo de la Asunción (Segura - Gipuzkoa). S. Cabaco y J. Abades. La Hornacina
-Selecciones.VIII. San Juan Bautista (Estepa - Sevilla). J. Fernández Saorín. La Hornacina
-La obra del escultor Luis Salvador Carmona en Estepa. Díaz Fernández, Ezequiel A. Boletín de Arte. Universidad de Málaga. 2002
-La obra cacereña y sevillana de Luis Salvador Carmona. Díaz Fernández, Ezequiel A. Norba-Arte. 2004
-Analogía escultórica entre la obra leonesa y sevillana de Luis Salvador Carmona. Díaz Fernández, Ezequiel A. De arte: revista de historia del arte. 2004.
-Actas del IV Coloquio Nacional sobre la Cultura en Andalucía. El escultor Luis Salvador Carmona (1708-1767). Conmemoración del III Centenario de su nacimiento. (Cuadernos de Estepa nº02) Ed. Ayuntamiento de Estepa. 2013

26/8/16

UNA DOLOROSA DE LUIS SALVADOR CARMONA EN ESTEPA


En el convento de Santa Clara de Estepa se conserva en la clausura una Dolorosa que se relaciona con el círculo del escultor vallisoletano Luis Salvador Carmona. Se alberga en un rico tabernáculo que junto a la Dolorosa fue donada al convento en los años centrales del s. XVIII por Doña Patricia González de Vergara. En 1749, la señora en unión de su esposo, Don Alejo Juárez Negrón, se comprometen a donarla al convento en el momento que se produzca el fallecimiento de ambos. En 1756 se corrige el documento, manteniéndose la donación de la Dolorosa y su urna, y se añade un San Patricio de bulto. Encargan los otorgantes que las imágenes no salgan del convento jamás y se emplee máximo celo en el culto de la Virgen, prueba de la devoción que debió despertar la Dolorosa a nivel privado. Parece que la influencia de Sor Juana de los Remedios, parienta de la citada Dña. Patricia fue decisiva para que se produjera el donativo.

Representa a la Madre de Dios en el doloroso trance de la contemplación de la Pasión y muerte de su Hijo. Concebida de cintura para arriba, es una escultura pensada para oratorio privado de apenas 54 cm. Viste túnica de atenuada policromía roja, toca de almidonado plegado extendida por el pecho y manto que se adapta al contorno de la obra y se cruza en la parte inferior, coincidiendo con la cintura. A pesar del sentimiento dramático, no se llega a niveles desgarradores. El dolor está contenido, algo sublimado, sin dar lugar a la teatralidad de gestos, la cabeza se inclina ligeramente hacia la izquierda y los brazos se cruzan sobre el pecho, mostrando así una actitud de sumisión. Las facciones advierten un tratamiento preciosista y delicado, sin poder ocultar una factura un tanto sumaria en cejas, ojos, párpados, nariz y en la boca, pequeña y entreabierta para permitir contemplar la dentición.


La Dolorosa estepeña presenta analogías con otros tallas realizadas por Salvador Carmona como las Piedades de la Catedral Nueva de Salamanca y San Martín de León, la Virgen de los Dolores de El Real de San Vicente, la Virgen de los Dolores de Hinojosa (Guadalajara), Virgen de la Soledad del Real Sitio de La Granja o la Virgen Dolorosa del convento franciscano de Écija. Especial similitud mantiene con la Virgen de la Amargura de Puerto Real (Cádiz) que comparte con esta talla el corte ovalado del rostro, la boca pequeña, la nariz recta y redondeada o el cuello recto y largo, la barbilla redondeada, el dibujo de los labios y el corte de ojos y párpados entre otros detalles, rasgos de las Dolorosas salidas de las gubias de Luis Salvador Carmona. La Virgen de la Amargura de Puerto Real está datada entre 1759 y 1761, año en el que fue bendecida.

Virgen de la Amargura. Puerto Real. Cádiz
Fotografía antigua de la Dolorosa de Estepa
Virgen de los Dolores. El Real de San Vicente
Virgen Dolorosa. Écija

No es la imagen de la Dolorosa la única obra de Luis Salvador Carmona en el convento de madres clarisas de Estepa. En el coro bajo se encuentra la imagen de San Joaquín con la Virgen Niña, donado por la marquesa Dña. María Leonor de Velasco Ayala y Córdoba, esposa del VI Marqués de Estepa, antes de 1745, año de su fallecimiento. Además poseen un Crucificado de pequeño formato, 58 cm, pensada para ubicarla en una celda u otro espacio de la clausura. Recuerda el crucificado que porta el San Francisco de Asís del convento franciscano estepeño.



En el Compendio de la vida y obra de Luis Salvador Carmona se cita que del obrador del escultor salieron “cantidad de Crucifijos para PP. Misioneros y otros particulares, Niños de Pasión, muy agraciados, y otras imágenes pequeñas, que así en éstas como en todas las demás, demostró la perfección que acreditan ellas mismas…”

Webs y obras consultadas:
-Retablos y esculturas que hay en este monasterio de Santa Clara de Jesús. Francisco Javier Herrera García. Clausura. Monasterio de Santa Clara de Jesús. Ed. Ayuntamiento de Estepa, 1999
-La obra del escultor Luis Salvador Carmona en Estepa. Díaz Fernández, Ezequiel A. Boletín de Arte. Universidad de Málaga. 2002
-La obra cacereña y sevillana de Luis Salvador Carmona. Díaz Fernández, Ezequiel A. Norba-Arte. 2004
-Analogía escultórica entre la obra leonesa y sevillana de Luis Salvador Carmona. Díaz Fernández, Ezequiel A. De arte: revista de historia del arte. 2004.
-Selecciones. V. Virgen de la Amargura y La Visión de San Antonio de Padua (Cádiz). L. Alonso de la Sierra y F. Espinosa de los Monteros. La Hornacina.
-Identificada una obra de Luis Salvador Carmona en Puerto Real (Cádiz). L. Alonso de la Sierra y F. Espinosa de los Monteros. La Hornacina. 2006
-Actas del IV Coloquio Nacional sobre la Cultura en Andalucía. El escultor Luis Salvador Carmona (1708-1767). Conmemoración del III Centenario de su nacimiento. (Cuadernos de Estepa nº02) Ed. Ayuntamiento de Estepa. 2013
-"Luis Salvador Carmona (1708-1767)". Ed. Ayuntamiento de Nava del Rey y la Diputación de Valladolid. 2009

24/8/16

LOS CAMBIOS EN LA ASUNCIÓN EN EL SIGLO XX

A raíz del convulso siglo XX podemos anotar una serie de cambios que se han producido en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Estos cambios no han alterado el sentido por el cual templo fue construido a partir del 1646 y decorado con bellísimas pinturas y retablos a mediados del siglo XVIII: honrar a la Virgen María en su Asunción a los cielos. El estado actual de la iglesia descrito en la serie publicada de los “Cuadernos de la Estepa Monumental” se puede comparar y así encontrar diferencias con la descripción que hace Antonio Aguilar y Cano en su Memorial Ostipense a finales del siglo XIX, con las fotografías de la Universidad de Sevilla en los años 40 del siglo XX o en los sucesivos inventarios de la iglesia.

-Restauración de la iglesia: El principal cambio que podemos observar en las fotografías es el buen estado de las pinturas del templo que se debe a la restauración de las mismas. Las obras de restauración fueron iniciadas en 1961 y acometidas por el maestro de obras Antonio Llopart y Castells entre 1967 y 1979. La reapertura del templo aconteció el 15 de febrero de 1982, después de veinte años de cierre del templo. En esta restauración tenemos que lamentar la perdida del mural bajo el coro que representaba la entrega de las llaves de la villa de Estepa al rey San Fernando el 15 de agosto de 1240 y que constituye el comienzo de la devoción asuncionista en la villa y de su patronazgo. En el siglo XXI han continuado las obras en la iglesia, restaurándose en 2005 y 2006 la portada de la iglesia y concluyendo en 2009 las obras del proyecto de consolidación estructural de la cubierta de la nave principal.




-Óculos del presbiterio: En la construcción de la iglesia de 1646 se levanta el presbiterio bajo cúpula de media naranja sobre pechinas. A finales del sigo XVII o principios del XVIII se decora la cúpula con una original compartimentación en óvalos a base de yeserías. En estos óvalos se representan los Padres de la Iglesia, Santos Fundadores; los Santos Juanes Bautista y Evangelista, Santos Eremitas, Confesores y Doctores, Santas Vírgenes y Arcángeles varios. En las fotografías de la Universidad de Sevilla se puede observar que dos de estos óvalos eran ventanas que arrojaban luz al presbiterio y que posiblemente en la restauración de la iglesia del siglo XX fueron cegados. Los dos óculos se encontraban en el segundo anillo de óvalos que representaba a los Padres de la Iglesia y a fundadores de diferentes órdenes. Los óvalos que corresponden con los óculos son el de San Jerónimo y el del Santo acompañado por un ángel.



-Ángeles del presbiterio y de la nave: En las fotografías antiguas se observa que no sólo eran las pinturas las que decoraban el presbiterio y la nave de la iglesia. Tanto en las esquinas del presbiterio como en las cornisas de la nave había esculturas de ángel sobre las pilastras.


-Ángeles o figuras del trono del camarín: En una fotografía publicada en la Revista de Feria de 1985 se observa que el trono del camarín de Ntra. Sra. de la Asunción estaba también decorado con figuras angélicas. En la fotografía publicada la imagen lleva los ojos vendados, por lo que podría también tratarse de la representación de la Fe. Por lo tanto, el trono de la Patrona estepeña podría estar decorado con ángeles o con las virtudes. Llama también la atención de las fotografías antiguas las preciosas lámparas de araña que penden de la bóveda.


-Tornavoz del púlpito: El púlpito atendiendo a sus elementos clasicistas podríamos fecharlo a finales del siglo XVIII dentro de la estética neoclasicista, donde se juega con el cromatismo de las piedras: jaspe rojo, mármol negro y alabastro. Sobre el púlpito se ve en las fotografías un púlpito de estilo barroco que se puede relacionar con la escuela ecijana o antequerana, que trabajaron ambas en los retablos de la iglesia. Aunque si se relaciona con la fecha de realización del púlpito, correspondería más bien con la antequerana. Actualmente no se conserva en la iglesia este tornavoz ni se conoce su paradero.


-Alteración de la capilla del presbiterio: A finales del siglo XIX Aguilar y Cano describe la capilla que sirve de paso al camarín y sacristía con dos altares, el de frente dedicado a San Luis Gonzaga, y el de la izquierda al Cristo de la Columna, que estaba vinculado desde antiguo con la cofradía de la Asunción. En el siglo XX la capilla fue modificada al incorporar el retablo del Oratorio de la Escuela de Cristo, con tallas de la Inmaculada Concepción, San José con el Niño y San Felipe Neri, realizado por Andrés de Carvajal en 1766. Las imágenes y retablo fueron traídas desde la sala continua a la iglesia, a la que se accede por una puerta en la nave de la iglesia. Este retablo estuvo antes en la sala baja del hospital de la Asunción hasta 1811.
En la misma sala Aguilar y Cano describe una serie de cuadros que representan a los doce apóstoles. En las fotografías antiguas se ven estos cuadros colgados en la nave de la iglesia. Actualmente han vuelto aceptadamente a las paredes de la sala continua a la iglesia.
También se añadió a la capilla del presbiterio la imagen del beato Fray Diego José de Cádiz, que ocupó el retablo dedicado al Cristo de la Columna, cuya imagen fue perdida. Actualmente preside este retablo la imagen de Ntra. Sra. de la Merced.



-La Torre-Camarín: Los arquitectos que construyeron las iglesias de las hermandades rosarianas en Estepa (Asunción, Remedios, Carmen y Concepción) construyeron el camarín para la Virgen María adosado a la cabecera de la nave de la iglesia y reproduce con fidelidad la estructura de torre-camarín que se compone de tres niveles: cripta en el subsuelo, sacristía en el plano de la nave y el camarín, donde se venera la imagen titular y se encuentran los efectos ornamentales. La lectura iconográfica de esta torre-camarín es la de la salvación del alma pecadora por la intercesión de la Virgen María. La torre-camarín de la iglesia de la Asunción fue la primera que fue levantada, hacia 1716, y la que conserva integra el concepto de torre-camarín, ya que la de los Remedios y Carmen no posee cripta y la de la Concepción no se conserva. La torre-camarín de la Asunción es sencilla, de planta hexagonal, en la que se abren tres vanos de luz que corresponden con cada uno de los niveles de la torre. En el nivel inferior se encuentra la cripta, que es uno de los espacios más desconocidos de la iglesia, a la que se accede a través de una escalera de quince peldaños que gira en su bajada y se cubre con bóveda de medio cañón, dando a la izquierda con la cripta y al frente con un pequeño jardín. En la escalera cuelga una gran cruz de madera teñida en negro con mutilados restos de los instrumentos de la pasión y calavera a los pies. El exterior de la torre-camarín de la Iglesia carece de iluminación artística y se puede apreciar desde la calle Humilladero.


-Cambio en la hornacina de Ntra. Sra. de la Paz: Junto al retablo mayor en el lado de la epístola Aguilar y Cano menciona la hornacina donde se veneraba a Ntra. Sra. de la Paz. La presencia de esta devoción en la iglesia se relaciona con la antigua Esclavitud de la Paz que se fusionó con la cofradía del Dulce Nombre, aunque la talla que se conserva en la iglesia es una representación gloriosa y relacionada con la imaginería de Olot. Actualmente esta hornacina está ocupada por la talla del patrón de la villa, San Jerónimo, perteneciente a la iglesia de Santa María.


-Alteración de la imagen de San Antonio de Padua: En la capilla de los Dolores de la Hermandad de San Pedro se realizó en el siglo XVIII un retablo para albergar una imagen de San Antonio de Padua que se relaciona con el escultor vallisoletano Luis Salvador Carmona. Esta imagen se encuentra actualmente en mal estado de conservación debido a las numerosas alteraciones que ha sufrido a lo largo del siglo XX. La primera de ella es la errónea interpretación de la posición del Niño de Dios, como se puede apreciar en las fotografías antiguas. La posición de los brazos permitiría que el Niño Jesús estuviera tendido entre sus brazos, como en la mayoría de las obras de Luis Salvador Carmona, y explicaría así la dirección de la cabeza y la mirada del santo estepeño. Desafortunadamente, esta valiosa imagen del Niño Jesús fue sustraída de la capilla y cambiada por una imagen del Niño Jesús que no guarda relación con la talla de San Antonio. Posteriormente, la imagen fue dejada sin Niño Jesús. Para entender su representación, la imagen de San Antonio debería completarse con una copia de la imagen original del Niño Jesús que se aprecia en las fotografías y colocado en la correcta posición entre sus brazos.

-Cambio en el retablo cerámico de Ntra. Sra. de la Asunción: En las fotografías antiguas se observa el retablo cerámico que la villa de Estepa le dedicó a su Patrona a la izquierda de la portada de la iglesia y protegido por un tejado del que colgaban dos faroles. Actualmente se sitúa en la fachada de la sala continua a la iglesia y sin estar protegido por este tejado.




Artículos y libros consultados:
-Memorial Ostipense, Aguilar y Cano, A. 1886. Anel, Granada, 1975
-Cuadernos de la Estepa monumental: Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Ed. Ayuntamiento de Estepa, 2000
-Revista de Feria de 1985. Ed. Iltmo. Ayto de Estepa.
-Sobre la historia de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, y su última restauración (1962-1982). Rodríguez Crujera, A. Desde la Alcazaba. 2014
-Reapertura del templo de la Asunción. S. Aguilar. ABC. 1982
-Pintura "La Rendición de Estepa". Devociones de Estepa. 2009

Convento Primitivo de Santa Clara de Jesús

CARTA DE EDICIÓN

El blog Devociones de Estepa nació en la cuaresma de 2009 y tuvo como motivo de inspiración la oportunidad de dar a conocer la Semana Santa de Estepa a través de los nuevos medios de comunicación. El objetivo principal era recopilar información de las Hermandades y Cofradías de Estepa así como mostrar nuestras tradiciones y costumbres. El blog se definió con carácter divulgativo, y por lo tanto, al carecer de carácter lucrativo, se ha rechazado sistemáticamente toda propuesta económica que hemos recibido. Sólo se ha permitido artículos relacionados con la información cofrade o que tuvieran carácter benéfico.

Para llevar a cabo este trabajo, se inició en el blog la recopilación de artículos que procedían principalmente de los boletines y libros de las Hermandades estepeñas, el
Ayuntamiento de Estepa en sus diversas publicaciones, blogs dedicados a la Historia y Semana Santa de Estepa y por último la información que se daba en las redes sociales. Para acompañar a estos artículos se escogían fotografías que se encontraban en los diferentes medios ya mencionados. Tanto los artículos como las fotografías publicados en estos medios no habían sido realizados para el blog.

Desde el blog se ha trabajado también por la investigación propia y de esta forma se han publicado artículos nuevos de información, a los que se le han dedicado un gran esfuerzo. Siguiendo la misma idea, se han realizados también fotografías propias que no se han firmado, pero que han aparecido tanto en el blog como en nuestra página de Cofrades. La idea del blog siempre ha sido compartir y dar a conocer, por lo que siempre se ha permitido la utilización de estas imágenes y de estos artículos. Sólo los que han llevado a cabo la aventura de crear un blog, pueden reconocer las numerosas horas, esfuerzo e ilusión que se le dedica a un proyecto de estas características, y es por ello por lo que conocemos de primera mano la importancia que para un creador de blog tienen los contenidos propios que ha realizado. Por eso, queremos disculparnos con aquellas personas que se hayan sentido ofendidas por la publicación de sus trabajos y retiraremos aquellos trabajos que no quieran que aparezcan en este blog. Sólo indicar que el blog no llega a asumir la autoría de estas fotografías y artículos, y que por lo tanto se expresa su autor o autores al final de cada artículo.

De igual manera, queremos mostrar nuestra gratitud a todas las personas que se han puesto en contacto con el blog para publicar sus artículos y fotografías. Sabemos la ilusión y confianza que han depositado en el blog y se lo agradecemos enormemente.

ALTAMENTE RECOMENDABLE

-El Niño Jesús de Praga. Origen e iconografía (La Hornacina)

-Hermandad del Resucitado en Estepa (s.XVII) (Historia de Estepa)

-Estepa celebra el Día de Andalucía con una gran nevada (Web Ayto.)

-El patrimonio cofrade: pintura y escultura (La Hornacina)

-El patrimonio cofrade: arquitectura (La Hornacina)

-El patrimonio cofrade: retablos (La Hornacina)

-El patrimonio cofrade: andas, pasos y carros (La Hornacina)

-Cristo del Amor y "de las Ánimas" (Historia de Estepa)

-Jesús recogiendo sus vestiduras después de la flagelación (s. XV-XX)(La Hornacina)

-El legado de Murillo vuelve a Sevilla (ABC)

-Recuperación visual del patrimonio perdido (El Correo)

-Así fue posible el expolio de España (ABC)

-El Padre Alfonso (Desde la alcazaba)

-Jesús Nazareno de Francisco Javier Triano, recuperación histórica (Blog Alejandro Blanco)

-Las torres gemelas de Écija... y Estepa (Écija Historia)

-Restauración de la fachada de la Casa-Palacio Marqués de Cerverales (Blog Antonio J. Robles)

-Las Cruces de Piedra (Desde la Alcazaba)

-Custodia y Cruz Parroquial (Blog de Antonio Solís)

-450 años del Convento de Padres Mínimos de la Victoria (Desde la Alcazaba)

-El Cristo de Raíz (Marcelo D. Fdez, Desde la Alcazaba)

-Restauración del San Francisco de Paula de Omnium Sanctorum (La Hornacina)

-Restauración del San Antonio de Padua de Omnium Sanctorum (La Hornacina)

-Restauración del grupo de la Piedad de Juan de Mesa (HSS)

-Entrevista a "Pepe Romero" (La Voz Cofrade de Osuna)

-San José y Ntra. Sra. del Carmen (Raúl Cejas)

-La Iglesia de la Asunción en Estepa (La Hornacina)

-Cuando el Niño Dios se pierde por las calles (Simplemente Capillita)

-Al salir fuera Pedro lloró (Simplemente Capillita)

-El Cristo de las Aguas Santas. Estepa (Blog Las Aguas)

-Torre de la Victoria (Victoria Málaga)

-Conservación y Restauración San Francisco de Asís. Informe. (IAPH)

-Conservación y Restauración Cruz parroquial de Estepa. Informe. (IAPH)

-Restauración de la cruz parroquial de Santa María (La Hornacina)

-Selecciones: III Centenario de José de Medina (La Hornacina)

-Selecciones: III Centenario del nacimiento de Andrés de Carvajal (La Hornacina)

-Selecciones: La obra de Luis Salvador Carmona (La Hornacina)

-Selecciones: Francisco Salzillo (La Hornacina)

-Don Lorenzo Suárez de Figueroa (I) (II) (III) (Desde la Alcazaba)

-La Torre del Homenaje del Castillo de Estepa (I) (II) (Desde la Alcazaba)

-El Zoílo (El zoom de Monet)

-Viacrucis (El zoom de Monet)

-Burguillos Viajero: Estepa (I)

-Burguillos Viajero: Estepa (II)

-Foto Hobby: Estepa algo más que buenos polvorones

-Estepa, la monumental ciudad en la cuenca del Guadalquivir (Kuviajes)


-La firma de Cervantes en Estepa. ABC

-La Ruta de los Olores

-Visita cultural cofrade a Estepa (Blog Las Aguas)

COLABORA CON EL BLOG

Nos gustaría saber:

-Datos de la restauración de Pérez Conde a la Virgen del Valle en 1991 y procedencia de la talla mariana cuando fue adquirida.

-¿Quién fue Jacinto Calsina, escultor de Mª Stma. de la Esperanza?

-¿Quién hizo a Mª Stma. de la Amargura, San Juan Evangelista y María Magdalena de la Hermandad del Calvario tras la Guerra Civil?

-Adquisición de Jesús Cautivo en los años 50 del siglo XX.

-Localización de los retablos de la desaparecida Ermita de la Concepción: retablo mayor del templo, retablo del lienzo de la Inmaculada Concepción y retablo de San Fausto.

-Virgen de las Angustias: José de Medina o Diego Márquez.

-Obras realizadas por Manuel Escamilla Cabezas (s. XX).

-Obras realizadas por Antonio Gavira Alba (s. XX)

-Historia del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Estepa

Nos gustaría encontrar:

-Fotografías de la visita de Nuestro Padre Jesús al Convento de Santa Clara en 1995.

-Fotografías de la salida extraordinaria de Mª Stma. de los Dolores de San Pedro en 2001.

-Fotografías de la salida extraordinaria de San Pedro Apóstol por los 50 años de la refundación de la Hermandad en 2003.

-Fotografías del traslado cuaresmal del Stmo. Cristo de las Penas a la Iglesia de la Asunción.

-Cartel conmemorativo del 50 aniversario de la Hermandad de las Angustias.

-Cartel conmemorativo del 50 aniversario de la Hermandad de los Estudiantes

-Cartel conmemorativo del 350 aniversario del Juramento a la Inmaculada Concepción de María (Hdad. San Pedro)

-Fotografías e información de la exposición "Las devociones populares en las colecciones privadas estepeñas"

-Fotografías de los retablos de la Iglesia de la Victoria que se encuentran en:

-Retablo Mayor (Iglesia de Santiago-Herrera)
-Retablo de San Francisco de Paula (Iglesia de la Encarnación-Casariche)
-Retablo de Ntra. Sra. de los Dolores (Iglesia de Santiago- Puente Genil)
-Retablo Virgen de las Angustias (Iglesia de Santiago – Puente Genil)
-Retablo de San Francisco de Sales (Iglesia de Santiago – Puente Genil)
-Retablo de Jesús Nazareno (Iglesia de Omnium Sanctorum – Sevilla)
-Retablo Ntra. Sra. de la Candelaria (Puebla de Cazalla)
-Retablo de Santa Lucía (Iglesia del Socorro – Badolatosa)
-Retablo de San Blas (Iglesia del Rosario – El Rubio)
-Púlpito de la Iglesia (Iglesia del Corpus Christi – Sevilla)

HORARIO DE MISAS

HORARIO DE MISAS

INFORMACIÓN TURÍSTICA

Torre Ochavada-Cerro de San Cristóbal:
-Lunes a Viernes: 9:30 h a 14:00 h; 16:00 a 18:30 h
-Festivos y fines de semana: Abre a las 10:00 h
Tlf: 955 914 704; turismo@estepa.es; turismoestepa1@gmail.com

Oficina Municipal de Turismo-Ayto de Estepa:
-Lunes a Viernes: 7:30 h a 15:00 h
Tlf: 955 912 717, extensión 526

Punto de la Estación de Autobuses:
-Festivos y fines de semana: 10:00 h a 14:30 h y de 16:30 h a 18:30 h.

Proyecto de Cáritas Estepa:
-Horario de apertura de las iglesias a los fieles

EQUIPO DE PRIOSTÍA

EQUIPO DE PRIOSTÍA
devocionesdeestepa@gmail.com
“La Cultura debe considerarse como el bien común de cada pueblo, la expedición de su dignidad, libertad y creatividad, el testimonio de un camino histórico. En concreto, sólo desde dentro y a través de la cultura, la fe cristiana llega a hacerse histórica y creadora de historia.”

Juan Pablo II Exhortación Apostólica, “Christifidelis laici”

Estamos también en

Estamos también en
Visita nuestro blog en Cofrades

Síguenos en

Y en

Y en

Google+ Followers

Amigos Cofrades

CONTADOR